Saltar al contenido

¿Qué es el coeficiente digital de McKinsey?

¿Qué es el coeficiente digital de McKinsey?

McKinsey realizó un pormenorizado estudio con más de 100 empresas para analizar los retos que enfrentan estas organización respecto a la transformación digital. Este estudio resultó en una herramienta simple para medicar cuál es el nivel de madurez digital de una empresa, denominado como Digital Quotient o Coeficiente Digital.

Coeficiente Digital de McKinsey
Fuente: McKinsey & Company

Como vemos, este coeficiente se base en cuatro pilares que son: la estrategia, la cultura, la organización y las capacidades.

Lo primero que tiene que hacer una empresa es definir cuál será su estrategia digital para establecer los objetivos, necesidades y oportunidades de su sector. ¿Cuál serán mis oportunidades y mis amenazas? Un DAFO de toda la vida. ¿Cuál es el grado de disrupción digital y potencial de mi sector? ¿Qué acciones son las idóneas para ejecutar?

Esta primera parte dará lugar a bases fundamentales a construir en el resto de la empresa como es la cultura y las capacidades tecnológicas. Éstas a priori pueden ser las más críticas y difíciles de implementar o que mayor inversión puede conllevar. Pero a su vez, si se implementan y no son utilizadas o no de forma eficiente por la empresa tampoco sirven para nada.

Es por ello, que la cultura dentro de la empresa y el capital humano son también fundamentales para sacar el máximo rendimiento y provecho de las capacidades tecnológicas ya integradas.

Así que, por nivel de complejidad vamos a definir lo que significa ciertos pilares fundamentales de este coeficiente de McKinsey:

  • Toma de decisiones guiada por los datos (Data-driven decision-making). Un directivo tiene que basar sus decisiones en la evidencia y los datos más que en la experiencia que pueda o no tener, o la intuición.
  • Conectividad (Connectivity). Usar la tecnología para establecer una relación y conexiones más profundas entre marcas y clientes.
  • Automatización de procesos (Automation). Automatizar procesos claves del negocio.
  • Tecnología de la información a dos velocidades. La primera velocidad se asocia a plataformas para entregar resultados rápidos a los clientes y oportunidades identificadas. Y la segunda se relaciona con tecnologías ya implantadas para optimizar operaciones tradicionales y del back-office habitual.

Este estudio de McKinsey también sacó conclusiones, que son lógicas y que ya sabemos sobre:

  • Las empresas lideres tienen una alta tolerancia a cambios radicales.
  • Los directivos de empresas tradicionales tienen una cultura más adversa al riesgo y por tanto, se quedan más rezagadas.
  • Los directivos tienen que tomar decisiones rápidas basadas en la evidencia de la data para responder a los retos digitales disruptivos.
  • Menos del 30% de las 150 empresas estudiadas tienen un alto grado de colaboración interna.

Cookies